Adiós, 2017. Hola, 2018

4.1.18

¡Hola, pequeños pingüinos!

Antes de nada, ¡feliz año nuevo! Como cada año, hoy os traigo un resumen de mis mejores y peores lecturas del año que hemos dejado atrás, así como algunos de mis propósitos para el año que entra.


 
Sí, sé que son muchos libros en esta imagen. Pero es que me han gustado todos tanto... No puedo dejar de recomendaros ninguno. No siguen ningún orden concreto, aunque sí que ha habido alguno que me ha gustado más que otro. Viendo la lista me doy cuenta que la mayoría son mujeres (aplastante doce sobre quince) y hay muchas nacionales, cosa que me alegra un montón.

Tortugues camí avall (Mil veces hasta siempre en la edición castellana) es el nuevo libro de John Green, uno de mis autores favoritos. Llevaba muchísimo tiempo sin publicar nada nuevo, así que tenía muchas ganas a un libro suyo. Aunque no me gustó tanto como Bajo la misma estrella, esta historia sobre Aza, una chica con TOC; Daisy, su loca mejor amiga; y Davis, el hijo de un millonario desaparecido cuya investigación se verán envuelta las dos chicas, consiguió llegarme al corazón. ¡Pronto reseña!
Resultado de imagen de 1984
Llevaba mucho tiempo queriendo leer a George Orwell, así que cuando vi que era una lectura obligatoria para una asignatura en la universidad, me alegré muchísimo. 1984 trata sobre una sociedad distópica en la que todo está sumamente controlado por el Gran Hermano. Creo que, aunque la novela ya tiene setenta años, se puede aplicar perfectamente a la realidad, cosa que me hizo reflexionar mucho.

Después de leer Heima es hogar en islandés (que veréis un poco más abajo en la lista), me quedé con ganas de leer algo más de Laia Soler. No sabía cuál de sus otros dos libros (Los días que nos separan y Nosotros después de las doce) escoger, pero al ver que era uno de los libros seleccionados para las rutas de la aplicación LiterapolisBCN decidií escoger este (de hecho, ya he hecho una de las tres rutas del libro y espero hacer pronto otra). 
Obviamente, el libro se desarrolla en Barcelona, y empieza cuando la protagonista, Abril, va a la biblioteca a buscar Peter Pan, y allí se encuentra un chico. A partir de entonces, empezará a soñar en él, pero no en la época actual, sino en 1914: ella es una joven de clase obrera y él, un burgués. Simplemente, me encantó.

No os quiero hablar mucho de THUG. L'odi que dónes (El odio que das en la edición castellana) porque publiqué hace muy poquito la reseña, así que no os contaré mucha cosa, solo que esta historia sobre racismo, alzar la voz y activismo me encantó. Estoy deseando que la autora publique su próximo libro (¡este año!) para seguir leyéndola.

Empecé a leer a Seliria con Alianzas (que está un poco más abajo en la lista) y me encantó, así que no dudé en leer más de sus libros. Sueños de piedra nos explica la historia de tres personajes: un príncipe, una prostituta y un (muy) joven mago. El primero, el gran Arthmael de Silfos, marcha de palacio para buscar fama y gloria, pues su hermano de padre, hijo ilegítimo del rey, viene a reclamar el trono y él necesita que el pueblo le quiera. La segunda, la solitaria Lynne, prostituta desde joven, ha recibido numerosas vejaciones desde pequeña (sobre todo por parte de su proxeneta) y un día se cansa. El tercero, el inocente Hazan, que lo han expulsado de la escuela de magia porque es un desastre y necesita un buen hechicero para cumplir una misión. Totalmente recomendado.

Qué decir de Desayuno en Júpiter. Creo que es una novela que combiene descubrir sin saber gran cosa, así que solo diré que tanto las protagonistas (dos chicas, Amoke y Ofelia) como los personajes secundarios se alejan muchísimo del prototípico cischico hetero blanco que acostumbramos a ver en casi todas las novelas juveniles. El libro nos cuenta la historia de amor y amistad entre las dos chicas desde que se conocen en una peculiar ONG que ayuda a acompañar a personas en su lecho de muerte, en este caso, a Virginia Wonnacott, aclamada novelista.

Llevaba queriendo leer esta novela gráfica desde hacía bastante tiempo, así que cuando me la regalaron no dudé en leerla de inmediata. En ella, la autora explica de manera autobiográfica su infancia en Teherán (Irán) durante la revolución islámica hasta su vida adulta en Europa. Aunque los dibujos son sencillos y en blanco y negro, la cruda historia que cuenta me llegó al corazón.

No sé si os he hablado alguna vez de Ana Blandiana en el blog. Es una de mis poetisas favoritas: su libro La meva pàtria A4, que leí el año pasado, me cautivó. La autora vino en mayo a Barcelona con motivo de la Setmana de la Poesia de Barcelona, conseguí este libro y me lo firmó (cosa que me hizo muchísima ilusión). La por de la literatura es una reflexión de la autora sobre el significado de la literatura, de la poesía; de cómo la ha cambiado la lectura y la escritura.

Instrumental es la biografía de James Rhodes, pianista internacional. En ella, Rhodes nos explica cómo a los seis años fue violado y el profundo trauma que derivó de ello: el alcohol, las drogas, las autolesiones, hasta el punto de llegar a ingresar en un centro psiquiátrico más de una vez. También en cómo la música clásica (y más concretamente, el piano) han supuesto para él un pilar fundamental en su vida. De hecho, cada capítulo se inicia con una canción con una explicación o anécdota del compositor, que se entrelaza con la vida de Rhodes.

Aquí és on tot comença (Aquí empieza todo en a edición española), de Jennifer Niven, nos explica la historia de Libby, una chica que empieza el instituto después de haberse pasado varios años sin salir de casa. Su madre había muerto años atrás y ella había engordado muchísimo, hasta el punto de convertirse en la adolescente más gorda de los Estados Unidos y no poder salir ni por la puerta de su casa (de hecho, narra cómo una vez se quedó encallada en la puerta y tuvo que ser rescatada por una grúa). También es la historia de Jack, el típico chico popular del instituto, pero que tiene un escreto: padece prosopagnosia, una extraña enfermedad que hace que no reconozca ningún rostro. La vida de ambos no es fácil, pero sus caminos se encuentran.

Heima es hogar en islandés

Nicola Yoon y su Todo, todo fue uno de los grandes descubrimientos de este año. Una lectura amena y trepidante, narra la historia de Madeleine, una chica que es alérgica al mundo exterior y que por eso no ha podido salir de su casa en prácticamente toda su vida, dieciocho años. Pero entonces su vida da un vuelco cuando una familia se mude a la casa de al lado, en particular un chico de su misma edad llamado Olly. Recomendadísima a todo los amantes de la literatura juvenil romántica.

@Barbijaputa es una de mis tuiteras favoritas, así que cuando me enteré que iba a sacar un libro (Machismo. 8 pasos para quitártelo de encima) no dudé en leérmelo. El libro se divide en ocho partes, cada una correspondiente a los ocho pasos desde que nos damos cuenta que somos machistas: la sorpresa, la negación, la ira, la resistencia, la negociación, la depresión, la aceptación y, por último, la nueva etapa vital. ¡Aunque todo esto (y muchas más cosas) ya las cuento en la reseña!

Estimada Ijeawele: Manifest feminista en quinze consells (Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo en la edición castellana), de Chimamanda Ngozi Adichie, es una carta de la autora a una íntima amiga suya con consejos para educar a su hija en el feminismo. Una historia muy corta pero indispensable. Recomendadísimo.

De Alianzas no explicaré nada porque ya escribí la reseña cuando lo leí, pero decir que fue mi primera toma de contacto con las autoras y no podría estar más contenta, ya que sus historias me han encantado y pienso seguir leyéndolas mucho más.


Cómo hacerse invisible explica la historia de un niño que compra un libro sobre cómo hacerse invisible (que advierte que si alguien sabe que puede hacerse invisible perderá el pdoer), aprovecha para escuchar las conversaciones de sus padres, que hace tiempo que están en crisis; su profesor lo descubre y ya no puede hacerse invisible. Os he ahorrado 300 páginas de paja.

Los Wrenchies es una novela gráfica que leí a principios de año. Las ilustraciones eran una pasada pero sobre la historia no entendí ni pizca. Un año después sigo sin entenderla.

Fangirl, de Rainbow Rowell,  es seguramente la mayor decepción de este año. Tenía mucho hype con este libro porque ya había leído otro libro de la autora (concretamente, Eleanor & Park, que fue de mis mejores lecturas de 2016), y solo por lo que me habían hablado de él ya me sentía muy identificada con su protagonista. Pero al leerlo, me encontré con personajes mal construidos, capítulos paja (los fanfics que escribía Cath, la protagonista) y una trama lenta y linial.
El libro nos cuenta la historia de Cath, una chica muy friki y fan de Simon Snow (que vendría a ser Harry Potter), que empieza la universidad. Su hermana gemela, a la que siempre había estado muy unida, se distancia de ella y se queda sola, sin conocer a nadie.

Este año tengo varios propósitos en cuanto al blog y la lectura. En cuanto al blog, he decidido no solo volver a publicar (que después de unos cuantos meses sin hacerlo lo necesitaba más que nunca), sino publicar dos veces a la semana. Sí, sé que me va costar, pero que no se quede sin intentarlo...
En cuanto a libros, tengo dos propósitos. El primero es el mismo de cada año: leer 50 libros. El segundo es un poco diferente: he hecho doce papelitos con propuestas abiertas de libros y cada mes cogeré uno. Os iré contando qué tal en las entradas de libros del mes...




¡Este mes ha tocado un libro de poesía contemporánea! Seguramente lea Milk and honey, de Rupi Kaur, ya que me han hablado maravillas de él y además me lo han regalado un par de amigas por mi cumpleaños.

¡Y esto es todo por hoy! Contadme, ¿cuáles han sido vuestras mejores y peores lecturas de este año? ¿Tenéis algún propósito literario para 2018? ¡Os leo en los comentarios!

Un día como hoy nació Maria Edgeworth...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Santa Template by Mery's Notebook © 2014
Adventure Time - Penguin